octubre 16, 2021

La combinación de vacunas Sputnik con Moderna funcionó a la perfección

La UNR y el Ministerio de Salud adelantaron parte de los resultados de una investigación realizada entre más de 300 personas

Por La Capital

Con datos específicos producidos en Rosario, los investigadores del Centro de Tecnología en Salud Pública (Ctsp) de la Facultad de Ciencias Bioquímicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y del Ministerio de Salud de la provincia pueden afirmar que la decisión de aplicar la vacuna Moderna como segunda dosis a quienes habían iniciado su inmunización con Sputnik V fue “una estrategia acertada y funcionó a la perfección”.

Así lo afirmó Eduardo Codino, director del Ctsp, ya con los resultados del estudio realizado desde septiembre pasado a 370 personas que aceptaron recibir una combinación de vacunas para poder tener su esquema completo. En tanto, la responsable de Inmunizaciones de la provincia, Soledad Guerrero, destacó la “importancia” de estudiar la intercambialidad de las vacunas.

La investigación se llevó adelante en el vacunatorio de la ex Rural. Allí, se realizaron las extracciones de sangre a 320 personas adultas que habían recibido la primera dosis de la vacuna rusa y se hizo con esas muestras un primer registro de anticuerpos. Ya en agosto, cuando esos mismos santafesinos aceptaron recibir Moderna como segunda aplicación ante las demoras en la entrega de los segundos componentes de Sputnik, 307 volvieron a someterse a una extracción de sangre.

El investigador señaló que los resultados del llamado “match” de vacunas aprobó con creces las investigaciones mostrando “altos niveles de anticuerpos”, y además recalcó “el alto nivel de adhesión de la población que participó del estudio y que en dos oportunidades fue sometida a las extracciones de sangre”.

“La primera muestra se tomó cuando solo tenían la Sputnik para tener un registro previo de los anticuerpos, y luego de tres semanas, se hizo otra extracción tras la aplicación de Moderna como segunda dosis”, detalló.

Evidencia local

Si bien la decisión de combinar vacunas se tomó a nivel nacional y hubo estudios preliminares que mostraron “un aumento de los niveles de anticuerpos luego de las dos dosis aplicadas”, según había explicado ya a principios de agosto Andrea Gamarnik, viróloga molecular e investigadora superior del Conicet en la Fundación Instituto Leloir, el investigador de la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la UNR señaló desde el inicio la necesidad y la importancia de lograr lograr “evidencia local”.

Lo primero que hay que decir es que estos resultados en Rosario nos muestran que la estrategia de las autoridades sanitarias fue la acertada y que la combinación funcionó a la perfección”, destacó Codino, quien además indicó que “eso fue lo que permitió a las personas completar los esquemas y evitar el problema que podría haber sido la falta del segundo componente de Sputnik V”.

De hecho, indicó que solo dos de los 307 participantes del estudio dieron negativo a la generación de anticuerpos cuando se les hizo la primera extracción _es decir cuando solo tenían aplicada la Sputnik V_, pero explicó que “eso se revirtió una vez que se les aplicó la vacuna Moderna como segunda dosis”.

Así, a excepción de esas dos situaciones específicas, el investigador señaló que “todos los participantes no solo generaron anticuerpos, sino que además superaron el límite máximo detectable”.

De hecho, el resultado se considera positivo a partir de la detección de 0,8 unidades y Codino indicó que “todos los indicadores arrojaron registros de 250 que es el límite superior medible”.

Hablamos de anticuerpos totales”, agregó el investigador en referencia a que el estudio contempló todas las clases de anticuerpos en sangre contra el Covid-19, es decir los IgM que se producen en el corto plazo de aplicada la vacuna y los lgG, que permanecen en el organismo por un tiempo prolongado.

Lo que aún las investigaciones no responden, ni ésta ni ninguna otra, es por cuánto tiempo permanecen los anticuerpos. “Esa es la pregunta del millón”, dijo Codino.

Hacia la intercambiabilidad

Además de destacar “la buena inmunogenicidad que se obtuvo con la combinación de las vacunas Sputnik y Moderna”, para la titular del programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud “es importante poder hacer el proceso hacia la intercambiabilidad de vacunas que no es poca cosa”.

Para graficarlo, Guerrero indicó que “nadie pregunta cuando se pone la vacuna contra la hepatitis si la segunda dosis es igual que la primera y eso sucede porque hay una intercambialidad ya probada”. En ese sentido, indicó que este estudio realizado por la UNR y el que se dará a conocer en las próximas horas sobre la intercambialidad de todas las vacunas que desarrollaron las provincias de Entre Ríos, San Luis, Córdoba y Buenos Aires “darán un panorama amplio en ese sentido”.

“Hay que pensar que estamos hablando de vacunas que tuvieron autorizaciones en el marco de una emergencia”, destacó la especialista y señaló que “ahora se debe avanzar en las investigaciones para que el día de mañana podamos decir, como sucede con la hepatitis, me pongo la vacuna contra el Covid y no preguntemos ni la marca y la procedencia, como sucede con el resto de las inmunizaciones”.