febrero 26, 2021

La escasez de dosis obliga a replantear el plan de vacunación en Santa Fe

La ministra de Salud se reúne hoy con su par nacional para saber cuántas se destinarán en los próximos días a la provincia

 

El Ministerio de Salud provincial diagramó un plan de vacunación contra el Covid-19 que se vio alterado ayer, cuando llegaron sólo 220 mil dosis al país de las 600 mil que se esperaban. Esto modificará sustancialmente el calendario y todo llevará más tiempo del esperado.

“La provincia tiene los vacunatorios preparados para que cuando lleguen las dosis se apliquen según el plan armado, pero tendremos que ir adaptándonos a lo que llegue al país”, expresó ayer la ministra de Salud provincial, Sonia Martorano, quien acotó que esto es un “problema mundial, porque en todas partes se está esperando este insumo”.

Del total que arribó ayer al país, la funcionaria espera que unas 8.800 dosis sean para Santa Fe, algo que se terminará de definir hoy, a las 11, cuando se reúna con su par nacional, Ginés González García, en el Consejo Federal de Salud (Cofesa).

La vacunación se organizó según los grupos de mayor riesgo de contagio. Por eso, los primeros destinatarios de las dosis son los 70 mil agentes de salud de toda la provincia. Se podría decir que esta primera etapa aún está “en pañales”, ya que sólo se inoculó al 32 por ciento.

Hasta ayer habían recibido la vacuna 21.768 agentes de salud de toda la provincia, por lo cual aún hacen falta unas 47.500 dosis más.

En tanto, la ministra espera que lleguen unas 8.800, por lo que se ve muy lejos el comienzo de la vacunación del segundo grupo de más riesgo, que son los 30 mil agentes de seguridad.

En total, en toda la provincia hay 1.200.000 personas que integran el grupo de riesgo que necesita vacunarse primero. Hasta ahora, de ese total apenas si se alcanzó el 2 por ciento.

Todo demuestra que los plazos serán muy distintos a los que se habían pensado, incluso desde el gobierno nacional. Basta recordar las declaraciones que hizo el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, la semana pasada, cuando expresó que “la vacunación de los docentes podría empezar a mediados de febrero”, algo que claramente no podrá suceder en este contexto.

 

 

Etapas de vacunación

La primera etapa de vacunación comenzó el 29 de diciembre con los agentes de salud, concretamente con los que trabajan en áreas críticas. Martorano afirmó ayer que “todas las dosis que lleguen a la provincia serán para este grupo prioritario”. La idea es ir avanzando hacia agentes de las “áreas de segundo nivel de salud y llegar al primer nivel de atención”, aclaró la funcionaria.

Una vez acabada la administración de dosis al personal sanitario, la vacunación continuará con los agentes de seguridad. Luego se seguirá con los residentes y asistentes de geriátricos, un grupo que integran unas 16 mil personas.

Seguido de este grupo se continuará con la vacunación de los 10 mil agentes que integran las fuerzas federales de seguridad, y recién después se procederá a inocular a las 90 mil personas que trabajan en las escuelas.

Una vez concluida esta etapa, se vacunará a los 684 mil adultos mayores de 60 años que viven en todas las localidades de la provincia, y luego a las 300 mil personas que tienen entre 18 y 59 y sufren comorbilidades como hipertensión, diabetes u obesidad.

Cuando se termine esta etapa se podrá decir que la población objetiva ya está vacunada. Y entonces se podrán administrar las dosis al resto de la población en general.

Logística

Para llegar a todas las personas que deben vacunarse, en la provincia se armaron vacunatorios en 146 localidades del norte, centro y sur. Cada localidad contará con uno o varios vacunatorios, dependiendo la densidad de población objetiva con que cuente.

Reorganización

Ayer trascendió la noticia de que la coordinadora del programa provincial de vacunación, Soledad Guerrero, había dejado de ocupar su cargo en pleno operativo de inmunización por Covid 19. La médica rosarina, con trayectoria en el área, se encuentra formalmente de licencia y circulaban versiones de que habría renunciado por diferencias con el organigrama y la distribución de las vacunas. Sin embargo, la ministra de Salud, Sonia Martorano, desmintió estos dichos, pero no descartó que pueda haber cambios.

“Estamos reorganizando el equipo para reforzar el trabajo. Tenemos que sumar más gente en el área”, dijo ayer consultada sobre el tema.

A su vez, aclaró que Guerrero “sigue trabajando en la provincia”, y agregó que “no va a cambiar” de tareas.